Soy Yessenia, una ingeniera de nacionalidad nicaragüense, graduada de una de las mejores universidades de Latinoamérica en Agronomía; pero no solo eso, actualmente soy mamá a tiempo completo de un hermoso bebe en un país que ha tenido que ir aprendiendo a conocerlo.

Después de graduarme laboré unos años en una de las fincas arroceras más grandes del país; manejando una finca de 200 Has, experiencia única, agradable y sobre todo de mucho aprendizaje. Me case y tuve un hermoso bebe, desde ese momento gracias al apoyo de mi esposo, dejé de trabajar en esta empresa para trabajar como mamá al 100% y dedicarme a nuestro hijo. 

Siempre me gustó viajar, conocer y ampliar cada vez más el álbum de mis recuerdos. Realizar turismo interno (mi propio país) me ha encantado puesto que tenemos variedad: lagos, volcanes, playas, montañas, comidas deliciosas y mucho más.Tuve la oportunidad de conocer otros países y disfrutar por lo menos un poco de su cultura.

Cuando salí embarazada no fue distinto, viajaba y hacía actividades hasta donde mi cuerpo me permitía. Antes que nuestro bebe naciera nos trasladamos a vivir al país natal de mi esposo: Guatemala, donde había visitado una sola vez. Ya hacía casi 8 años que no vivía con mis papas pero en esta nueva etapa de ser mamá, extrañar a mi madre se me hizo cada vez más  fuerte por lo que nos convertimos en constantes viajeros centroamericanos (como le llamo yo); viajamos de Guatemala a Nicaragua desde que mi hijo estaba en mi vientre y luego al nacer: en avión, bus comercial y carro particular. Cada día queriendo ampliar las fronteras y conocer más nuestro planeta.

Y así empieza la historia de aprender a ser mamá en un país nuevo: gente, comida, lugares y sobre todo emociones nuevas; cambiar los viajes sola a los maravillosos viajes con mi hijo y acompañarlo en sus primeras aventuras. 

¿Se imaginan viajar con un bebe sola en avión por 2 horas? Donde deben llenar papeles, cargar pañalera y una gran maleta. ¿Se imaginan ir con un niño hiperactivo en un carro por 4 horas sin parar? De seguro pensaran que es algo normal o pasajero, entonces les pregunto: ¿se imaginan viajar con un niño y un perro (ambos hiperactivos) por 20 horas seguidas? Si, todo este tipo de situaciones y lo que conlleva cada una las he pasado (actualizando un poco, perdimos a nuestro perro y hasta la fecha ha sido una gran perdida, nuestro primer compañero de viajes).

Entre la necesidad de acoplarme en este nuevo país siendo mamá al 100% empece ayudando a mi esposo con mini asesorías o dudas que podía resolver en la finca donde el trabaja; también empecé creando toda especie de siembras florares, medicinales y para la cocina en mi pequeño jardín, manualidades de varios tipos y a experimentar diferentes actividades en casa que me permitiera ahorrar y usar ese dinero para viajar.

La idea de trabajar en el mundo laboral “normal” que nos impone la sociedad nunca ha sido mi fuerte, es más casi no estoy del todo de acuerdo con eso de 8 – 5 si o si. El hecho de volver a pensar en meterme a este mundo cuando mi hijo creciera más, se me hacia totalmente loco o absurdo y acá es donde nace “Pachamama Viajera”.

Pachamama Viajera es un blog donde pueden conocer mi historia, mis experiencias, mis tips, recomendaciones y algunas de las cosas que hago en casa siendo mamá, ingeniera agrónoma y ahora una amante de viajes en familia. No hay mejor consejo que alguien que ya paso por esto y que te apoye en tu situación.