Después de mucho tiempo, muchas dificultades y situaciones fuera de nuestro control; cosas que pasan PARA algo. He decidido escribir estas palabras para ti: La futura Mamá.

También quiero escribir en representación de todos aquellos que quieren dirigirle unas palabras a su hermana, amiga, vecina o cuñada que será una futura mamá.

Quiero empezar felicitándote, por embarcarte en esta gran aventura; una aventura que no todas tienen la dicha de poder vivir. Una montaña rusa en todo su máximo ejemplo: alegría, tristezas, preocupaciones y muchos miedos. Pero será la mejor montaña rusa que hayas vivido jamás, donde al subirte y empezar el recorrido: siempre estarás acompañada.

Bienvenida a la etapa biológica mas bonita y rara; tu cuerpo por cierto tiempo empezará a modificarse y ¡¡¡adivina!!! Vivirás con 2 corazones, con dos cuerpos independientes al mismo tiempo. Una etapa donde tu cuerpo hará mas cambios que nunca, pero sobre todo los que más cambiarán serán: tu corazón y tus ojos. Empezarás a ver el mundo de otra manera y tu corazón sentirá sentimientos de una manera única.

No se si en realidad sabes lo feliz que estoy por vos, por tu familia, por este nuevo miembro que hará de nuestras vidas aún más felices. Desde que supe la noticia, ya mi corazón se hizo un poco mas grande para darle un lugar muy especial al desde ya muy bendecido bebé.

Tu vida va a cambiar, ya tu mundo va a girar por muchos años en una sola personita: si está bien, que si comió, que le tocan sus vacunas, que hay que comprar medicina, que se le cayó su juguete favorito, que no quiere dejarte ir por 2 minutos al baño, que si se cayó……. Pero vas a ir aprendiendo a que se puede estar feliz con poco: una piedra, una hoja, una mueca, un simple gesto; vas a prender que las cosas sencillas también pueden ser muy importantes. Es un aprender de ambos lados.

Vas a empezar a recorrer uno de los caminos más difíciles: formar una personita. En sus manos estará el poner las bases para una gran persona, una persona de bien, una personita fuerte y que en un momento hará su parte para un mundo mejor… o todo lo contrario. Este camino es con muchas piedras y espinas; te caerás y sentirás que ya no das, pero recordá que no estás sola. Tenes a un pequeño, irradiándote amor en cada gesto; tenés a tu esposo que debe ser esa pieza clave de apoyo, ambos son el pilar donde se coloca una hamaca y que para que pueda colgarse bien, los dos deben estar juntos, bien parados, fuertes, donde el uno no hace nada sin el otro.

Habrán amigos que se alejarán; a veces muchas personas no están dispuestas a entender que hay momentos donde no todo es parranda, guaro o viajes, esto les parece aburrido y empiezan a excluirte de todo; pero no te preocupes que también saldrán a flote esos amigos que si estarán para las buenas como un paseo o para las malas cuando no pudiste dormir y te dicen: anda dormite un rato yo lo cuido. A veces no necesitarás mucho, a veces con solo estar estirada en la cama será suficiente, a veces llegará alguno que te dirá decime como y yo lo hago.

Todo va cambiando; deberás poner en una balanza las cosas y ver las prioridades. Ahora todo será para comodidad tuya y del bebé y con el perdón de muchos que no entenderán. A veces tendrás que irte rápido de un cumpleaños o celebración, a veces no podrás ni asistir. Pero quiero decirte que no te preocupes, todas son etapas y pronto pasará; aprovecha cada una, no te apresures a querer la que viene ni te de tristeza por la que pasó. Aprovecha la etapa en la que estás, porque por querer la que viene te perderás la presente y después podes añorarla.

Todo tiene su tiempo, no te desesperes que todo irá mejorando. Te prometo que el tiempo pasa muy rápido y cuando menos pienses estarás involucrándote en las actividades normales a las que estás acostumbrada.

Disfruta; disfrutar es la parte que a veces más se nos olvida, es la parte que a veces nos resulta más difícil. Entre las desveladas, el dolor de cuerpo, el amamantar, las actividades de la casa, se nos olvida el disfrutar cada momento que podamos el tener nuestro bebe junto a nosotros. Nosotros ya somos adultos y ellos no serán niños toda la vida; crecerán y en cada paso se irán poniendo más independiente y aunque eso parezca alentador… también suele ser triste.

Te volverás una “mamarazzi”. Se empieza tomando una foto, dos, tres y cuando mires tu celular estará lleno de sus juegos, caras, risas, trajes… aprovecha y ¡disfrutaa!

Muchas personas te darán su opinión (aunque no la pidas), es muy normal no te enojes. Pero acá viene uno de los puntos más importantes: nadie nace aprendido y la maternidad no viene con un manual de instrucciones. Asi que debes confiar en tu instinto, tus creencias y lo que tu corazón te diga. El hijo será de ustedes y ustedes son los que tienen la ultima palabra.

Cada bebé es diferente y aunque fueran gemelos lo serían. Asi que no te dejes llevar por el: mi hijo a esa edad… mi hijo hacia… mi hijo no hacia… solo respóndeles algo como: ve que alegre! Las tablas de medidas de peso y crecimiento son una referencia, asi que solo debemos ver si todo va bien a su edad pero no siempre va ir a como las medidas digan y eso está bien.

A veces serás “mala madre”. Todas tenemos un poco de mala madre en algún momento, hasta las que se creen perfectas en un momento por mínimo que sea lo fueron. Que si se te cayó, que si ve Tv, celular o Tablet, que si le diste un caramelo antes de dormir o desayunar, que si le golpeaste la cabecita al subirlo al carro, que si te reíste de el cuando se durmió sobre su plato, que si le diste una papilla artificial, que si lo dejaste jugar tierra… pudiera seguir con la lista. Lista que que para unos será normal pero para otros será lo peor del planeta y ahí es donde llegamos a caer como las “malas madres”. Tranquila, tu eres la mejor mamá para TU bebé.

Debes hacer lo que a ti te funcione, lo que a tu bebe le parezca y lo que te haga la maternidad más fácil. Olvídate de los comentarios, del que dirán de lo que la otra pasó. Tu maternidad es tuya y recuerda: disfrutala!!

Involucra al papá. Esto es por dos razones. La primera: al ellos no haber podido estar plenamente consciente de lo que pasaste los 9 meses, es el momento donde el puede sentirlo, vivirlo y disfrutarlo. Y siii, con eso me refiero a sentir, vivir y disfrutar aunque sea un poquito de todo lo que la maternidad conlleva: desvelarse, cargar, bañar, dar de comer, limpiar, jugar y más. Y dos, porque el bebé es de los dos y con trabajo en equipo todo es más fácil. Ustedes serán el coach del otro, el compañero y el animador del otro. Cuando uno este abajo el otro debe subir y así todo irá pasando mucho mejor.

Serás una mamá extranjera. Tendrás que lidiar con ciertos sentimientos que llegarán en algunas fechas importantes, deberás reprimir algunos momentos. Empezarás a tener dos vidas donde a veces puede que sintas que no sos de allá ni de acá; no conoces a todos los de un lado y empezás de dejar de conocer los del otro. La buena noticia: la tecnología ayuda mucho. Conoce, vive, disfruta pero sobre todo no te olvides de los tuyos. No tendrás la oportunidad de que los tuyos, los cercanos, tu familia este ahí para ayudarte, gozar del tiempo que ese bebe va ir teniendo, de los cambios y extrañaras la comida. Pero también conocerás más gente  y aparecerán ángeles en tu camino.

Y ya por ultimo pero muy importante para mi, es que sepas que estoy siempre de los siempre las 24 horas los 7 días para apoyarte y ayudarte en todo lo que pueda SIEMPRE. Aunque la distancia nos impida algunas cosas, a veces uno quiere hablar, desahogarte o preguntar así que puedes contar conmigo para ello. Te quiero mucho mucho y también al bebé y desde ya no puedo esperar la hora de poder tenerlo cargado y decirle personalmente que lo felicito por tener a una gran mamá.

Regálanos un Like o Compartir:
0
Categorías: Mamá Extranjera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te ha gustado: Regálanos un Me Gusta, Compartir o Síguenos en nuestras Redes sociales!