Cuando un hijo nace es todo un reto.  Tratar de entender a un niño de alta demanda sin saberlo, fue el mayor de todos.

Activo!

Mi hijo se despertaba unas 10 veces en toda la noche; lloraba como si le dolía algo, prefería pasar jugando que dormir, a como podía estar haciendo una rabieta estaba a carcajadas, no se dormía jamás con alguien que no fuera mamá o papá (sobre todo mamá), andar en vehículo o cochecito era una tortura, muy nervioso a ruidos fuertes o movimientos bruscos, cada juego duraba unos 3 minutos y temperamento muy fuerte. Sin embargo siempre ha sido un niño muy sano, peso y talla excelente, observador y feliz. Datos que cualquiera de la familia de mi esposo o mía pueden asegurar sin dudar.

Fuimos poco a poco acoplándonos a nuestro hijo, hacer las cosas de la casa implicaba hacerlas con él en un cargador en el pecho o espalda o cuando estuviera dormido y con mucho sigilo para no despertarlo (sueño ligero), sentarnos en un solo lugar es lo más difícil pues hay que andar detrás de él viendo que su curiosidad no lo lleven a meterse en algún problema. Pero lo que más nos importaba era que él estaba sano y feliz aunque nosotros tuviéramos un cansancio tremendo y unas ojeras hasta la boca.

La pediatra y los exámenes nos decían que todo estaba bien y que solo era un niño muy activo, haciendo que sus ganas de seguir jugando fueran más grandes que las de dormir (como la mayoría de niños, nos decían), y aunque todo parecía normal; no todas las personas entendían algunos momentos muy estrictos que teníamos como sus siestas que debía de hacerlas si o si, sus energías interminables y lo poco que dormía.

A medida vamos creciendo vamos mejorando; a sus casi 2 años (23.5 meses) empieza a quedarse dormido con alguien más, comienza a despertarse unas dos veces en toda la noche y empieza a tolerar mejor las siestas flexibles. Pero han sido 2 años increíblemente cansados, aprendiendo a ojos cerrados una manera que nos funcionara a nosotros.

Curioso!

Y es ahora (casi 2 años) que me entero que mi hijo es un niño de alta demanda, empiezo a investigar más sobre el tema y conozco que fue el doctor pediatra William Sears, que usó por primera vez el término de “bebé de alta demanda”, cuando se dio cuenta que su hija tenía ciertas características juntas, la gente le decía cosas y que lo que había funcionado para sus otros hijos para ella era otro rollo.

Para el doctor William, un niño que sea considerado como bebe de alta demanda, debe cumplir las siguientes características:

Intenso, hiperactivo, demandante, absorbente, necesita contacto físico continuo y la presencia de sus padres, se despierta muy seguido, impredecible, hipersensible y no se sabe calmar solo.

La buena noticia es que también son niños muy valientes, empáticos, muy analíticos, curiosos, observadores, creativos, sociables y más.

Creativo para jugar!

Características que mi hijo las cumplía todas; hoy en día me siento muy tranquila ya que como padres pudimos sobre llevar cada momento, cansados pero felices de verlo tan bien, sin ponerle etiquetas y acompañándolo a poder ir llevando cada una a una mejor versión.

Y es por esto que quiero compartir con ustedes esta información porque si criar a un niño ya es duro, criar a un niño de alta demanda lo es aún más. Pedir ayuda es muy necesario y por eso la pareja, abuelita o tíos cumplen un papel muy importante. Existen grupos o tribus de ayuda para las mamás y encontrarnos quien entienda todo o parte de nuestro día a día es lo mejor.

Debemos rodearnos de gente que realidad nos haga sentir bien, nos ayude; eliminar esas compañías que hagan nuestro tiempo aún más cansado, que no entiendan nuestra situación y peor aún que se atrevan a ponernos una etiqueta: “si no ibas aguantar para que te hiciste mamá”, “tu hijo es un llorón”, “tienes mal acostumbrado a tu hijo”, “es muy inquieto”, “¿nunca se sienta?” y un montón más que me ha tocado escuchar.

Debo aclarar que el tener un hijo de alta demanda no es en absoluto ningún impedimento o algo malo, son simples características que debemos aprender a sobre llevar para hacer de nuestros días más fáciles y ayudar a nuestro hijo a que se vaya desarrollando debido a sus requerimientos físicos.

En mi opinión personal con estas características el bebé ya nace (no se hace), ya que mi hijo desde el día 1 empezó a mostrarse tal cual.  Lo cual de cierta forma es una ventaja si ya conocemos del tema, ya que podemos aprender a manejar la situación desde ese día (cosa que no pude hacer yo), así que entre más conozcamos del tema mejor.

Usando Cargador en pecho!

Con mi hijo el viajar se nos hacía complicado al inicio puesto que andar en vehículo era lo peor. Pero aprendimos a conocerlo, a ver como debíamos andar, usar el cargador, llevarle juguetes diferentes y no enseñárselos todos de un solo ya que cada uno le duraba unos 3 minutos, tener mucha paciencia, llamar su atención con cosas como una flor, un pájaro o lo que tuviéramos a la mano, realizar sus siestas fuera a como fuera, seguir siempre su rutina de baño para dormir, darle pauta a que mantenga solo, observe y aprenda; enseñarle con el ejemplo y hablarle claro en las rabietas. Calmar los nervios, decirle que tenga paciencia y sobre todo darle amor!!

Descansar, debemos hacerlo si o si. Dejarlo un rato con su papá o abuelita mientras duermes una siesta es la mejor forma de amor que te pueden dar. Habla, si te sientes mal o cansada o estresada, con los nervios de punta: habla!! Porque si no créeme que te estas perjudicando más a ti misma el estar callada.

Y sobre todo disfruta cada momento, porque habrán algunas cosas que con el tiempo se van quitando y las extrañarás. Disfruta sus locuras, aprovecha su energía para que aprenda y recuerda que todo pasa!!! 🙂

Regálanos un Like o Compartir:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te ha gustado: Regálanos un Me Gusta, Compartir o Síguenos en nuestras Redes sociales!