Cuando pensamos irnos de vacaciones o planificar un viaje, creemos que a veces es fácil pero hay detalles importantes que deberíamos saber y tenerlos en cuenta al momento de empezar o de tomar la decisión. Para empezar debemos saber si haremos un viaje X que nuestros ahorros nos permitan o ahorrar X cantidad para hacer el viaje que queremos.

La única diferencia entre esas dos opciones será: conocer nuestros ahorros o realizar un plan de ahorro para que en un año tengamos la cantidad que queremos para nuestro viaje. Si tienes tus ahorros y deseas hacer un viaje puedes escoger entre uno nacional bien vivido y uno internacional ahorrativo; a esto me refiero que si es nacional a veces los precios son más bajos y podemos darnos un poco más de lujo ya que podríamos pagarlo, si es internacional para poder costear desde el pasaje hasta mayores lugares turísticos deberíamos ser más puntuales y ahorrativos. Si no tienes los ahorros; tienes que ver cuanto dinero puedes necesitar, dividirlo para las cuotas que puedes dar y obtener el monto de dinero que ahorrarás.

Entonces vamos a empezar:

  1. Escoger: Ahorro para X viaje o Viaje para X ahorro.

 

  1. Elegir destino:Entre tantos países del mundo debemos saber a cuál queremos ir o a cual nos lo permite nuestro presupuesto. Hay que tomar en cuenta precios de boletos y que a veces los países vecinos tienen más caros que otros más largos.

 

  1. Tips: Para la compra de un boleto barato (clic acá), podemos hacerlo y ahorrar dinero desde el inicio.

 

  1. Investigar: Debemos investigar sobre el lugar donde queremos ir. Permisos migratorios, solicitudes especiales (carne médico o alguna vacuna en especial, etc.), temporada (alta o baja; invierno o verano), tipo de comida (si eres vegetariano, alérgico…) etc.

 

  1. Cotización: No debemos de escoger el primer hotel que nos recomienden, hay que buscar y cotizar para poder encontrar uno acorde a nuestras necesidades. Si vamos con niños debemos saber o preguntar si aceptan niños ya que en algunos hoteles no lo hacen.

 

  1. Presupuesto diario: Tener una idea de cuánto gastaríamos aproximadamente para un día en alojamiento, comidas, transporte, sitios turísticos y gustos extras. Esto nos va ayudar a mantener nuestra línea de pago y no pasarnos con el uso de las tarjetas mágicas que al inicio todo bien y al final con la factura nos da un paro.

 

  1. Mapa: Tener una guía sobre más o menos los lugares que queremos visitar y cuantos días u horas pasaríamos ahí. Casi nunca se cumple al pie de la letra pero por lo menos no llegarás perdido y tampoco perderás tiempo buscando guías o casetas de información.

 

  1. Maletas: Al saber a qué temporada llegamos y lugares que visitaremos se nos hará más fácil la elección de ropa y sabremos que no debemos o que si debemos llevar. Hay que tener en cuenta que viajar con más de una maleta por persona incrementa el costo y aparte es más difícil al momento de hacer escalas o cambios de avión y para movilizarse al hotel. También hay que confirmar con la aerolínea los pesos permitidos para ese vuelo ya que en muchos países permiten una sola maleta por persona y con pesos bien bajo, al no saber esto nos tocaría dejar cosas en el aeropuerto. Si eres de los que hacer maletas te estresa acá de dejo como toda la familia puede estar listos en 30 minutos o menos con estos tips (clic acá).

 

  1. Mascotas: Si vas a viajar con mascotas debes consultarlo al momento de la compra de tu vuelo, también ver las opciones para que vaya en cabina (perros pequeños o gatos) o en área de maletas. Preguntar por los requisitos (carne o tipo de bolsa o caja) y precios extras que se adquieren al momento de viajar con ellos. De igual manera al momento de buscar alojamiento.

 

  1. Escalas: Si tu vuelo hace escalas largas puedes preguntar si puedes salir del aeropuerto, algunos están en zonas céntricas y te da tiempo de conocer o comer fuera que siempre es más barato que adentro de ellos. Si no puedes salir puedes llevar un libro (en digital no ocupa espacio y puedes llevar variedad) o un buen juego en el celular.

 

  1. Moneda: Debes tomar en cuenta el cabio de tu moneda con la del lugar que visitas. Llevar cierto dinero para cambiar en el aeropuerto (que no sea mucho ya que casi siempre es más caro) para salir de los pequeños apuros como el pago de propinas (hay que manejar cuanto es lo que normalmente se da) o el taxi que te llevará al hotel. También recuerda que no puedes llevar cantidades grandes en efectivo.

 

  1. Servicios: al momento de viajar nos ofrecen una serie de servicios, por ejemplo llevar nuestras maletas, check personalizado, asistencia de vuelo o más… estos nos causan mayor incremento del precio así que si realmente no lo necesitas no los compren.

 

  1. Días previos: Los días antes del viaje (ida y regreso) lo recomendable sería que no salgas hasta horas tan tardes y tampoco ingieras alimento que pueda hacerte daño o malestar estomacal. No hay nada más feo que ir enfermo del estómago o que vayas con tanto sueño y por X o Y razón no puedas dormir en tu viaje (el desgaste es increíble).

 

  1. Clínicas – Hospitales: al viajar uno nunca piensa que pudiera pasarnos algo, pero como es mejor prevenir antes que lamentar lo indicado sería saber dónde queda el hospital o clínica más cercano para asistir mediante algún problema o manejar el número para emergencias de la zona.

 

  1. Sin agenda: Puedes ir a un lugar sin saber nada de los puntos anteriores y solo ver que te depara el destino. Mucha gente opta por esto, el caso está en que pueden pasar demasiadas cosas que se salgan de control, que no aproveches el tiempo y lugares a como hubieras podido o se te pasen por alto más. Recuerda que al ir con mayor organización no quiere decir que todo saldrá tal cual, pero si algo pasa diferente ya sabrás como agregarlo o eliminarlo y no perder tiempo en: ¿y ahora qué hago?.

 

  1. Maleta de mano: Aunque no necesites llevarla yo siempre recomiendo llevar un bolso, maleta o cartera pequeña, cómoda y que puedas meter ahí cosas como: tu pasaporte, cartera, toallas húmedas, unos chicles (para la hora del despegue y aterrizaje), lentes para sol, una camisa extra, alguna galleta y un lapicero.

 

Y así teniendo en cuenta estos rápidos puntos, podemos planificar un viaje agradable, tranquilo y sin perdernos nada importante. Teniendo a la mano lo necesario para cualquier cosa. Hasta la próxima!!! 🙂

Regálanos un Like o Compartir:
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si te ha gustado: Regálanos un Me Gusta, Compartir o Síguenos en nuestras Redes sociales!